¡¡¡Reserva YA!!!

  1. Nombre(*)
    Campo Nombre
  2. E-mail(*)
    Invalid email address.
  3. Teléfono:(*)
    Campo telefono
  4. Adultos
    Numero de Adultos
  5. Niños:
    Campo numero de nños
  6. Check-in:(*)
    Campo Check-in
  7. Check-out:(*)
    Campo Check-out
  8. Como nos Conocio?
  9. Mensaje
    Invalid Input
  10.   

QuitadeSanPedroAlejandrino

La Quinta de San Pedro Alejandrino fue fundada en Santa Marta el 2 de febrero de 1608 por el canónigo de la Catedral de Santa Marta Francisco de Godoy y Cortesía con el nombre de “La Florida San Pedro Alejandrino”; en memoria del mártir español Pedro Godoy.

Con el transcurrir del tiempo y la historia, la hacienda cambia 15 veces de propietarios; entre los cuales destacan apellidos como Mondragón, Orozco, Zubiría, De Mier entre otros. El 9 de enero de 1808 don Faustino de Mier y Theran compró la hacienda por $11.773 pesos oro, pero años más tarde le fue confiscada dicha propiedad por no colaborar con la causa patriota. A finales de la segunda década del siglo XIX esta hacienda fue adjudicada al hidalgo español Don Joaquín de Mier y Benítez, hombre de negocios, quien intensificó los cultivos de caña de azúcar para la producción de la panela, el ron y la miel. Al fallecer Don Joaquín de Mier en 1861, heredó la hacienda su hijo Manuel Julián de Mier, quien continuo la costumbre de su padre de visitarla casi diariamente; pero aconteció que algunos vecinos del pueblo de Mamatoco querían impedir la entrada a San Pedro de las aguas que le pertenecían, por lo cual Don Manuel Julián inició un pleito y contra ese abuso.

Los responsables, viéndose perdidos en el terreno legal, lo acecharon y decidieron realizarle un atentado, cuando pasase por el río. La bestia en que montaba se asustó y corrió, lo cual lo salvó de una muerte segura. Después de ese atentado Don Manuel Julián no volvió a San Pedro Alejandrino, y a partir de ese momento el ingenio entra en un proceso de decadencia y abandono.

Posteriormente el 2 de febrero de 1891 el Departamento del Magdalena, siendo gobernador el Doctor Ramón Goenaga compra 200 hectáreas de la hacienda por la suma de $24.000 pesos oro con el ánimo de conservarla. Y en 1891 se realizó la primera restauración para aproximarla al estado que presentaba en 1830; años más tarde esta hacienda es declarada Monumento Nacional Histórico.

Hoy en día es uno de los atractivos turísticos más importantes de la ciudad de Santa Marta y es administrada por la Fundación Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo.